David Coca, discreción y alta cocina en Sa Llagosta de Fornells

Me habían hablado mucho y muy bien de él, pero no conocía a David Coca. Tampoco había estado en su restaurante, Sa Llagosta, en el magnífico puerto de Fornells. Y cuando por fín fuí, todas las expectativas se cumplieron, con creces. David, socarrón y lúcido, es un autodicacta, un tipo raro, especial, muy metido en lo que hace. En un primer momento parece distante, pero cuando se relaja, y si está a gusto, no hay quien le pare de hablar de gastronomía, y contar historias.

Un capricho de su padre le metió en el mundo de la restauración, y dentro de éste ha evolucionado a base de «stages» en buenos restaurantes, aprendiendo entre fogones, al lado de grandes cocineros y de los curritos de la cocina, a pie de obra. “Los cursos no sirven para nada”, dice, una boutade, como muchas de las que te puede soltar si pasas un rato de conversación con él. Con Mónica, su mujer y alter ego, hacen un magnífico tándem y, junto con el resto de su equipo, consiguen que una comida o cena en Sa Llagosta sea una experiencia para recordar durante mucho tiempo.

Yo fuí a cenar con mi pareja y unos amigos, y pedimos, como entrantes, para compartir, unas alcachofas con cuixot y huevo escaparrat, pulpo a la plancha con parmentier de patata y queso, carpaccio de vieiras con beluga y ortigas de mar con humus

Como platos principales, entre los distintos comensales nos sirvieron atún con ajos y alcaparras, uno de los platos estrella de la casa, tártar de pescado de roca con salicornia de Fornells, tártar de atún, y ceviche.

Todo esto, con un albariño Paco y Lola de la cosecha 2012, que destacaba por su mineralidad. Y de postre, tarta de queso y panacota de coco.

Para rematar esta breve crónica, y a modo de valoración de la cena, os dejo el comentario que hizo el buen amigo y excelente gourmet Fede Cardona en la web Cómete Menorca:

“La mejor cena de esta temporada de momento. No podría destacar un plato sobre los demás. La cocina de David se asienta sobre tres pilares: SABOR, EXCELENTE SELECCIÓN DEL PRODUCTO Y LA PASIÓN QUE DESTILA ESTE CHEF. Al acabar la cena pudimos conversar largamente con él y nos sorprendió por la seguridad, pasión por la cocina y la claridad de ideas de su proyecto y la formación continua que ha llevado a cabo cada año en restaurantes como Celler de Can Roca, Can Jubany, etc…..

Como detalle final del cocinero nos sirvió unas “nubes” de gin con limonada que son una de las curiosidades de esta temporada culinaria que demuestran su elevado nivel técnico”

Esta entrada fue publicada en Gastronomía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *