Doro Biurrun, un maestro en la cocina de Sa Parereta

Hemos estado en la cocina de Sa Parereta d’en Doro, y no nos vamos a olvidar nunca de las 4 horas que pasamos allí, con Emma, gran anfitriona, y Doro. Todo un lujo poder degustar las elaboraciones de este gran cocinero, una persona sencilla y cordial, apasionado de la cocina y de lo que hace, con talento, con muchas horas de vuelo, y con la humildad del maestro que sabe que hay que estar siempre al día, trabajando y mejorando.

Doro reinterpreta la cocina de Menorca partiendo del producto. El dice que no existe la cocina menorquina sino que lo que tenemos son productos de nuestra tierra que vamos combinando de distintas formas y maneras. Él los combina de forma magistral. Sin despeinarse (jajaja, tiene poco pelo), prepara unos platos sensacionales, con una combinación de sabores que siempre respiran algo de nuestra isla, y una presentación cuidada y colorista. Aquí os dejo el testimonio de nuestra experiencia gastronómica en Sa Parereta:

Empezamos con 4 aperitivos, servidos en cazuelita …

1. Salmorejo con huevo duro y virutas de oliva negra deshidratada.
2. Bombón de foie con puré de manzana y reducción de Oporto.
3. Queso fresco con cebollino y salsa romescu.
4. Sorpresa de huevo frito líquido con morcilla

Continuamos con los platos principales

5. Ensalada de hojas verdes con sesos de cordero fríos, queso viejo de Menorca y vinagreta de tomate de ramillete.
6. Vichysoise de espárragos blancos, con piñones y aceite de trufa.
7. Katsuo No Tataki de bonito, con cebolleta en juliana, genjibre, espuma de aguacate, soja y aceite de sésamo.
8. Bacalao al horno con costra de olivas negras de Mallorca y anchoas, sobre pil-pil de espinacas.
9. Corbina asada con panceta ibérica al horno, con crema de alcachofas y daditos de calabacín al aroma de menta.
10. Solomillo de ternera con aceite de trufa negra y virutas de queso viejo de Ciutadella.

Y los postres

11. Monográfico de almendra, en 5 texturas: tortada, helado, praliné, cremoso y «menjar blanc».
12. Biscuit glasé de té verde y genjibre, con sopa de albaricoque asado al horno.

Todo esto con un vino blanco fresquito Mortitx 2008, de Mallorca, y un tinto crianza 2007 de Rioja, un BaiGorri.

Al final, la charla distendida, con un buen gin tonic de Fifty Pounds. Y Doro, con un bocadillo de sobrasada de payés de Menorca («me encanta cocinar, pero a la hora de comer a veces me apetece algo sencillo, como un buen bocata de sobrasada, que te deja como nuevo»). Doro, muchas gracias por todo … ets un crack!

Esta entrada fue publicada en Gastronomía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *